Enseñanza

Ya desde 1992, durante la conocida como Cumbre de la Tierra (celebrada en Río de Janeiro)  Brasil, los distintos grupos allí reunidos acordaron de manera multilateral que el «Fomento de la educación, la conciencia social y la enseñanza» (capitulo 36 del programa 21) es esencial para el desarrollo sostenible.

En los pasados veinte años se han dado lugar, muy a menudo de manera accidental, muchas iniciativas pioneras: se organizaron conferencias, se estructuraron cursos o se examinaron con lupa los programas educativos. Entretanto hemos llegado a punto en el que el «desarrollo sostenible» se ha convertido en un objetivo final interdisciplinario en la enseñanza secundaria. Igualmente se han dado los primeros pasos para conseguir la integración del desarrollo sostenible en la enseñanza superior.

En todo caso podemos hablar de un time lag dilemma (dilema del retraso de respuesta). Por un lado la mayoría de la sociedad reconoce la urgencia de afrontar los desafíos que el desarrollo no sostenible trae consigo, sin embargo, se da el caso por otro lado de que la reforma de los programas de estudios avanza a paso de tortuga. El resultado es que estudiantes ya graduados no poseen aún un conocimiento ni una experiencia adecuados para poder participar activamente en la consecución del cambio necesario.

La contribución del Instituto a la superación de dicha deficiencia emana desde el conocimiento y la experiencia de los miembros fundadores y se focaliza en la educación superior.